Ir a contenido

Un fundador modesto

La historia de FUCHS refleja la valentía de Rudolf Fuchs, un empresario que sólo tenía 21 años cuando se fundó la empresa en 1931. Se negó a dejarse desanimar por la crisis económica mundial y fundó la empresa "RUDOLF FUCHS" en Mannheim en mayo de ese año. La situación de crisis de 1931 sugería modestia. Una simple caja en el matadero de Mannheim fue el primer lugar de negocio. Allí, Rudolf Fuchs llenaba su "Aceite de motor garantizado de Pensilvania" en botes, los firmaba con la significativa marca PENNA PURA y los vendía a las empresas de transporte en el puerto de Mannheim.

Ya entonces, la máxima prioridad era responder con rapidez y flexibilidad a las necesidades de los clientes. Por ejemplo, Rudolf Fuchs no dudaba en recorrer personalmente Mannheim en bicicleta con una lata de aceite cuando un cliente necesitaba urgentemente lubricante. Aunque la bicicleta Fuchs ha dejado paso a otros medios de transporte, nuestros clientes y sus necesidades siguen siendo hoy el centro de nuestras actividades.

Puerto de Mannheim: aquí Rudolf Fuchs vendía sus productos a las empresas de transporte.

El fundador de la empresa, Rudolf Fuchs.

PENNA PURA: la primera marca de la joven empresa.

Un paso valiente: de la venta a la fabricación

Las ventas de la empresa RUDOLF FUCHS se disparan. La bicicleta de la empresa FUCHS fue sustituida por un coche de pasajeros. Se contrató el primer personal de apoyo. El programa de ventas se amplió gradualmente a dos docenas de artículos diferentes, entre los que se encontraban la grasa para carros de heno o la pomada para cascos de caballo. Pero Rudolf Fuchs no se conformó con las especialidades importadas y compradas.
En 1936 creó los primeros productos propios de éxito: aceites para transmisiones de verano e invierno, producidos según las recetas habituales en el sector.
En 1937, Rudolf Fuchs adquirió una parcela urbanizada y preparada para la construcción en la Friesenheimer Insel, que todavía hoy es la sede de la empresa. Los trabajos de excavación fueron realizados por los propios empleados, con el jefe de la empresa al frente. La inauguración del nuevo edificio en 1939 marcó también el inicio de la producción propia de la empresa. Rudolf Fuchs redactó las primeras recetas manuscritas y estableció las instrucciones de fabricación.

 

 

La lista de precios más antigua de la empresa RUDOLF FUCHS.

El primer vagón cisterna con publicidad de la marca.

El primer camión de FUCHS.

Años difíciles

En FUCHS, el estallido de la 2ª Guerra Mundial se hizo notar. En enero de 1939, se paralizaron las importaciones de los aceites para motores y cilindros de Pensilvania. Pronto, otros proveedores importantes de la cadena de suministro también fallaron. Además de los problemas de suministro, también hubo escasez de personal. La mayoría de los hombres de la plantilla de FUCHS fueron reclutados. Dado que las empresas de tráfico y transporte, que antes eran los principales consumidores de los productos de FUCHS, tuvieron que reducir sus operaciones y poner su flota a disposición de las fuerzas armadas, Rudolf Fuchs tuvo que conseguir nuevos clientes. Se encontraron nuevos clientes en el sector industrial. La tarea consistía ahora en desarrollar aceites industriales. Esto no siempre fue fácil, pero la flexibilidad de FUCHS dio sus frutos. Si no había un lubricante adecuado disponible, FUCHS desarrollaba un nuevo producto en poco tiempo.



El desarrollo en el foco: contratación del primer químico

Hoy en día, las soluciones integrales de lubricación, tecnológicamente avanzadas y orientadas a procesos son un factor central de éxito para FUCHS. Nuestra red mundial de personal experto satisface los requisitos de los clientes a nivel mundial mediante la rápida y eficiente conexión de los de campos de conocimiento experto. La base para esto se remonta a 1946 cuando se contrató al primer químico. En la actualidad, más de 500 ingenieras/os y científicas/os trabajan en más de 600 proyectos de investigación en 22 laboratorios de todo el mundo en el área de investigación y desarrollo, lo que garantiza que podamos suministrar lubricantes de alta calidad y tecnología avanzada, que van desde soluciones estándar hasta soluciones altamente personalizadas.

 

Receta manuscrita de una grasa para rodamientos de bolas.

El primer laboratorio de la empresa.

FUCHS se dio cuenta desde el principio de la importancia de la investigación y el desarrollo para el éxito en el negocio de lubricantes y especialidades.

En la pista: Los lubricantes FUCHS arrasan en los deportes de motor

Rudolf Fuchs reconoció muy pronto las oportunidades del deporte del motor y la publicidad de las carreras. Después de la 2ª Guerra Mundial, como una de las primeras empresas de lubricantes, FUCHS patrocinó el floreciente deporte del motor y estableció un servicio de carreras. A partir de 1948, los equipos de servicio de carreras de FUCHS pronto estuvieron en todos los circuitos importantes. Los pilotos de renombre utilizaban el aceite de carreras PENNA PURA RC.

El comienzo de una nueva era

La verdadera pasión de Manfred Fuchs era el arte. Pero su padre, Rudolf Fuchs, fundador de FUCHS, le animó a estudiar una carrera práctica, por lo que en 1958 optó por estudiar administración de empresas en la Universidad de Mannheim en lugar de matricularse en la academia de arte. Sólo un año después, la familia sufrió un duro golpe con la muerte de Rudolf Fuchs. Su hijo asumió la responsabilidad de la empresa familiar: además de sus estudios, realizó sus años de aprendizaje en la empresa. Manfred Fuchs tomó las riendas tras licenciarse en 1963, con sólo 24 años. En esta nueva función, sin embargo, su creatividad fue una gran baza: "esculpió" la empresa regional hasta convertirla en un actor global del sector de los lubricantes en sólo veinte años. Con más de tres docenas de adquisiciones en todo el mundo, iba a hacer realidad su visión de una empresa global en los años siguientes.

 



Más cerca del cliente: primeros pasos hacia una empresa global

En los años 60, FUCHS continuó desarrollándose de forma constante, incluso más allá de las fronteras de Alemania. Las primeras filiales extranjeras se fundaron en Francia y España en 1968. La expansión internacional se desarrolló rápidamente. Pronto le siguieron otras filiales en Austria, Suecia e Italia. Pero FUCHS también se estableció fuera de Europa, por ejemplo en Brasil. En 1981, FUCHS también se afianzó en Australia y Estados Unidos. La importancia del negocio en Asia también se reconoció en una fase temprana. En 1985, FUCHS fue una de las primeras empresas alemanas en firmar un acuerdo de empresa conjunta en China, un requisito previo para la primera instalación de producción en Yingkou. En la actualidad, FUCHS está presente allí donde nuestros más de 100.000 clientes nos necesitan, en más de 50 países de todo el mundo:



Visión empresarial: FUCHS sale a bolsa

Para respaldar financieramente las numerosas expansiones, Manfred Fuchs, su madre y sus dos hermanas decidieron sacar la empresa a bolsa en 1985. Sin embargo, la familia debía conservar la mayoría de votos decisiva en el futuro. Por ello, se emitieron inicialmente acciones preferentes. Las acciones se colocaron mediante una oferta pública a un precio de 100 DM por cada acción de 50 DM. Hubo un alto nivel de sobresuscripción. Las acciones fueron aprobadas para su negociación y cotización oficial en las bolsas de Frankfurt y Stuttgart. Tanto la negociación como la cotización oficial comenzaron el 30 de enero de 1985. Al año siguiente, FUCHS también salió a bolsa con acciones ordinarias. Sin embargo, la mayoría de las acciones con derecho a voto siempre permanecieron en posesión de la familia fundadora, incluso durante las ampliaciones de capital social de los años posteriores, en las que siempre participó la familia fundadora. Con un valor bursátil de unos 6.000 millones de euros, FUCHS PETROLUB es hoy uno de los valores más valiosos y exitosos del MDAX. Los accionistas han disfrutado de un aumento de valor de alrededor del 9.000% en los últimos 20 años.

Los actores clave de la empresa y la familia en el inicio de la negociación bursátil con acciones preferentes en la bolsa de valores de Frankfurt.

Certificado histórico de acciones ordinarias de FUCHS.

Documento de presentación bursátil de FUCHS.

La nueva generación: Stefan Fuchs toma el mando

Después de dirigir la empresa durante 41 años y hacer que pasara de ser un fabricante regional de lubricantes a un líder tecnológico y del mercado mundial, el Dr. Manfred Fuchs dejó el Consejo de Administración y fue sucedido por su hijo. Con Stefan Fuchs, la tercera generación de la familia asumió la dirección del Grupo el 1 de enero de 2004. En el momento de su nombramiento, este licenciado en administración de empresas de 35 años había trabajado durante dos años en el sector de la auditoría y tres años en FUCHS en América del Norte y del Sur, antes de convertirse en miembro del Consejo de Administración en 1999 como responsable del negocio en Europa. Con el tiempo, Manfred Fuchs pasó a formar parte del Consejo de Supervisión, donde ocupó el cargo de vicepresidente hasta 2017.



Inversiones visionarias: FUCHS lanza el mayor programa de inversiones de la historia de la empresa

Para seguir creciendo de forma rentable y sostenible en el futuro, FUCHS lanzó en 2016 el mayor programa de inversiones de su historia. Entre 2016 y 2018, se invirtieron unos 300 millones de euros en la ampliación de plantas y la construcción de nuevas instalaciones de producción, a nivel mundial. Por ejemplo, se construyeron nuevas plantas de grasas en Estados Unidos y Sudáfrica. Se construyeron nuevas instalaciones de producción en Australia y Suecia. Se inauguró una planta de lubricantes inteligentes en Wujiang, China. Además, se ampliaron y modernizaron considerablemente la sede central de Asia y el centro de investigación y desarrollo de Shanghai. En los años siguientes, se siguió invirtiendo una media de 100 millones de euros al año en crecimiento orgánico. Recientemente, en la construcción de una nueva planta de poliurea en Kaiserslautern y un nuevo edificio de oficinas en la sede de Mannheim.

La planta de última generación en Fors, Suecia, cumple con los más altos estándares de calidad, seguridad y medio ambiente.

La nueva planta en Australia cuenta con un alto grado de digitalización, llenado automático de alta velocidad y tuberías y tanques resistentes a la corrosión.

Además de la planta de producción de PU, las instalaciones de Kaiserslautern se ampliaron con un nuevo almacén de gran altura, dos salas de producción y nuevas oficinas.

El comienzo de un nuevo viaje: Iniciativa FUCHS2025

Conducción autónoma, e-movilidad, nuevos modelos de negocio digitales y la necesidad de un negocio sostenible, para hacer frente a estos desafíos, FUCHS lanza la iniciativa FUCHS2025 en 2018, que abordará los temas de cultura, estrategia y estructura. El objetivo: crear fortalezas y alinear nuestra organización a nivel global para hacer realidad nuestra visión de "Ser la primera opción", es decir, ser la primera opción para nuestros clientes, socios comerciales, inversores y futuros empleados.

Las nuevas soluciones requieren nuevas formas de operar. Y las nuevas formas de operar requieren un nuevo enfoque y una nueva mentalidad.

Seis pilares estratégicos constituyen la base de la estrategia FUCHS2025. Son los principios que guían las acciones estratégicas para alcanzar nuestra visión de FUCHS2025.

Respondemos a los nuevos desafíos con una nueva mentalidad: una actitud que alinea la estrategia, la estructura y la cultura de una manera decidida.

Teléfono de contacto
+34 93 547 58 59
Horario de atención:

24 horas - 365 dias